Posts etiquetados ‘Zapatero’


Actualmente en paradero desconocido tras ordenarle a sus esposas que se dispersaran durante la guerra de Libia que lo derrocó, El Sibilo ha profetizado que a Muamar El Gadafi no lo capturarán vivo. “Puede aparecer muertito como Bin Laden o se consegurá escaquear durante mucho tiempo sin dar señales como Bin Laden”. Y si seguimos con la comparación, el líder de Al-Qaeda, actualmente en el fondo del mar como Bob Esponja,  lo tenía más difícil para vivir de incógnito: medía 2 metros y carecía de amigos. Gadafi, como se puede ver en las fotos, era muy popular y siempre podría recurrir al piso de un colega. Aznar, sin ir más lejos, dijo que era un amigo extravagante. Además, si se tiñe de blanco y se va a Menorca, puede pasar por la duquesa de Alba tranquilamente.

El coronel Gadafi con Tony Blair, Juan Carlos de Borbón, Berlusconi, Zapatero, Schroeder, Sarkozy, Aznar y un caballo. Salvo Aznar, que lo sigue llamando amigo, ahora todos le retiran el saludo. Con lo popular que era este hombre... ¿o será que el petróleo trastoca las conciencias?

No es la primera vez que el derrocado mandatario libio se intenta camuflar y entremezcla entre la población. Hace unas semanas, durante los ataques de la OTAN a Trípoli se le pudo ver de esta guisa por las calles de la capital (esto no es broma). Pese a todo, se dejó llevar por la pasión del momento y se asomó por el techo del vehículo saludando a diestro y siniestro. Sus asesores le recomendaron mayor discreción en futuras ocasiones. [El video no tiene desperdicio]

Unos minutos antes, el ex-Líder libio lucía una osada barba pelirroja que se le desprendió con un golpe de viento

Fuentes de los servicios secretos internacionales que lo buscan han admitido: “Con la túnica y el gorrito es fácil de encontrar pero si se pone unos pantalones y zapatito castellano, lo tenemos jodido difícil”

Fundamentación del vaticinio: El Sibilo soñó que el caballo que Gadafi regaló a Aznar decía: “Estamos trabajando en ello”

El Sibilo ha hablado.

Anuncios

No es una broma aunque lo parezca. Cristóbal Montoro, el portavoz de economía del PP, le pidió a Zapatero que adelantase las elecciones todavía más. A poder ser para septiembre. Y no es que Montoro se haya entereado de que esta web tenga ahora una nueva sección denominada “Pide por esa boquita” en la que cualquiera puede hacerle consultas sobre el futuro a El Sibilo, no. Montoro pidió por su boquita un superadelanto pero directamente a Zapatero.

Si ya se ve que tiene cara de chinchar...

Pues El Sibilo ve nítidamente que Zapatero ni está por la labor (para eso no hay que ser adivino) ni lo estará (y esto ya no es capaz de asegurarlo cualquiera). Las elecciones no serán antes del 20 de noviembre.

Estos anuncios levantaron algunos rumores entre los que nos congregábamos frente a su gruta. Algunos rumores malintencionados fueron zanjados por El Sibilo en estos términos: “Oye, que no todo van a ser profecías espectaculares como quién gana las elecciones o lo del Papa. Los segundones también se cuelan a veces en los momentos de trance”. Y, para no concluir la reunión con mal sabor de boca, El Sibilo nos dio una receta para todos aquellos que quieran intentar un vaticinio en su casa. Os la reproducimos aquí:

Un golpe de tintorro, un generoso chorro de gaseosa. Rodajita de limón y, a sorbitos, vamos danzando alrededor de un florero mientras cantamos un karma repetitivo “Montorooooo, Montoooooro, Montooooooorooo….”. Después de unas cuantas vueltas (sin dejar de dar sorbitos), veréis cómo llegáis al trance.

Fundamentación del vaticinio: Cae de cajón.

Muy veraniego, El Sibilo ha hablado.


Desde su cueva, El Sibilo ha visto la verdad al mirar al trasluz la axila de un grillo: El Partido Popular ganará las elecciones que se celebrarán el 20 de noviembre en España. Por tanto, Mariano Rajoy será el presidente de España. Después de este repentino trance español, el Sibilo ha liberado al grillo que ahora ameniza con su gri-grí la morada del profético anacoreta. Hasta se suelta el grillo con algún pasodoble español.  Rajoy también ha dicho que ganará y, ante estas declaraciones, El Sibilo ha comentado: “Yo no me meteré en política, así que él que no se meta a profeta”. Para vislumbrar tal vaticinio, El Sibilo ha utilizado su ritual preferido: lamer unas cuantas ranas de las charcas cercanas a su cueva al compás de las maracas, elaboradas por el propio Sibilo (que es también un manitas).

Fundamentación del vaticinio: cuanto más avivaba el ritmo de las maracas, más subidón notaba en la rabadilla.

Con rotundidad y sin acritud, El Sibilo ha hablado.

Rajoy, de sport.

Rajoy, en el futuro celebrando su victoria electoral.

Relacionado con esto:  Zapatero anuncia elecciones generales para el 20 de noviembre