Posts etiquetados ‘PP’


Con un triple objetivo: reducir el presupuesto destinado a la Casa Real y así dar ejemplo de austeridad; promocionar a los nuevos emprendedores favoreciendo la iniciativa privada y desligar a los elementos menos ejemplares de la Corona. El Sibilo ha percibido esta información durante una meditación profunda. Nuestro venerado vidente vio cómo González Pons se le acercaba y se lo susurraba al oído, también visualizó a una de las Infantas, Elena, luciendo una banda publicitaria en su busto. El patrocinador de la foto es un mero ejemplo pero se nos ocurren muchas empresas que estarían dispuestas a esponsorizar a sus Altezas Reales. Algunas marcas como BIC ya han mostrado su interés: Cristina para el Bic naranja, Elena para el Bic cristal.

Aunque su hermana Cristina hila fino, doña Elena escribe normal.

El Sibilo pide ideas para posibles marcas que les puedan ir bien a Cristina y Elena. ¿Cristina lava más blanco con Neutrex, quizá? ¿San Miguel y Elena: donde van, triunfan? ¿Se te ocurre alguno más?

Al Sibilo se lo han soplado

Anuncios

Portada del diario La Razón del domingo, 2 de octubre:

Toda una revolución: los emprendedores con avioncito, película y dispositivo hi-tech y la emprendedora, con su bizcocho

El Sibilo, sin ánimo de ofender al colectivo de panaderos, reposteros y confiteros ha vaticinado que “El futuro de la mujer empresaria española está más en el campo de la I+D+I, nuevas tecnologías y sostenibilidad que en el sector del bizcocho“.

A pesar de que El Sibilo es gran amante de tortas bica, milhojas y madalenas (y no tanto de muffins y cupcakes) opina que la portada de La Razón resulta cargante, caricaturesca y sexista. “Ya es un poco forzado que se hayan ido a una azotea para que salga el panel fotovoltaico en la estampa pero lo de la señorita con el roscón de Reyes es el no va más.”

El Sibilo advierte que los bancos seguirán sin conceder créditos a los emprendedores en 2012 aunque se agasaje a los directores de sucursal con suculentas tartas, bizcochos borrachos o peras en dulce. “No hagáis el ridículo: es mejor llevar a la entidad de crédito un plan de negocio que un brazo de gitano. Aunque los huevos sean caseros.”

Fundamentación del vaticinio: la foto de la azotea trae mal fario: ideas retrógradas en medio de una recesión. Demasiadas palabras que empiezan por “re-“

El Sibilo se ha escandalizado.


Cristóbal Montoro le había pedido a Zapatero que adelantase las elecciones todavía más y El Sibilo había vaticinado que de eso nada, que serían el 20 de noviembre [ver vaticinio]. Hemos esperado hasta hoy para confirmar la noticia que ya era de dominio público: Las elecciones serán el 20 de noviembre. Ahora ya es oficial [ver noticia].

De esta vez, Montoro pinchó en hueso pero recordemos que ya fue ministro de Hacienda ¿nos ponemos a temblar? (pincha en la foto y échate unas risas)

El Sibilo, lejos de alegrarse con el vaticinio quiso aclarar:  “Éste era un acierto fácil. Pero ahora lo que muchos os estaréis preguntando puede que sea si el susodicho individuo volverá a ser ministro en caso de que Rajoy gane. Pues podéis preguntármelo por la sección ‘Pide por esa boquita’ ¡que no le dais uso, lechones!”.

Pero como El Sibilo es hombre con sentido del humor y esta entrada estaba quedando un poco seria, añadió: “¡Merengue, merengue!”. A día de hoy, El Sibilo lleva 10 aciertos frente a 1 vaticinio errado.

El Sibilo ha vuelto a acertar.


Los votantes del PP ya tienen una preocupación más, además de la bipolaridad del cabello de su líder. Según El Sibilo, la simpatía por la ideología de derechas está directamente relacionada con el aumento del colesterol malo. Nuestro querido adivino lo ha visto bien claro en su último trance: “Hacía tiempo que no tenía una visión tan plagada de detalles. Visualicé claramente una hoja llena de estadísticas con los datos de colesterol desglosados por ideología política. Por ejemplo, los de Bildu lo tienen a raya. Los de UPyD disparadísimo. Entre los votantes del PSOE, las cifras bailaban mucho, los votantes socialistas tenían el colesterol dentro de los límites aunque los militantes mostraban valores excesivamente altos para el colesterol malo y muy bajos en el bueno. De los votantes de IU, no había ni rastro (no de colesterol sino de votantes). Del PNV sólo venían datos del RH”.

La cofradía del colesterol no se ha pronunciado todavía porque estaban de comilona. (Nota: dicha cofradía existe realmente. Pulsa en la foto para comprobarlo)

Aunque este será un vaticinio difícil de corroborar, El Sibilo no se achanta y sigue férreamente sus principios. Él lo ha visto así y así nos lo transmite: “El colesterol malo es más alto en los votantes del PP“. El Sibilo también mostró su preocupación por los datos que pudo visualizar pero que no entendió en estos términos: “Es una pena que no entienda mucho de medicina porque el informe que pude hojear durante el trance no se desvanecía como los unicornios que veo otras veces pero, desafortunadamente, la mayoría de datos técnicos escapan de mi comprensión. Como aquella vez que vi la receta de la Coca-cola. Pero esa es otra historia”.

Esto, amigos, nos trae a la memoria otra singular visión de El Sibilo. Cuando pudo leer con pelos y señales la partida de nacimiento de Sara Montiel. En aquel caso, la fecha del alumbramiento le pareció tan formidable que decidió no hacerla pública. Ni él daba crédito. Sólo de pensarlo, nos entran escalofríos.

Fundamentación del vaticinio: una cosa parecida a la prescripción facultativa.

El Sibilo ha advertido.


La dualidad capilar que exhibe Rajoy [ya tratada en este blog] seguirá siendo su imagen característica después de los comicios. El toma y daca que mantienen las canas de su barba frente al negro azabache de su cabellera seguirá siendo su seña de identidad. O, en palabras de El Sibilo (siempre más claro y conciso que éste que redacta): “Tras el 20-N, Rajoy seguirá luciendo el pelo arriba negro, abajo blanco“. Esto es lo que ha visto El Sibilo en su último trance.

El profeta quiere dejar claras además varias cosas: “El límite entre el cabello canoso y el morenocho se mantendrá en la línea de las gafas”. Con estos términos viene a despejar cualquier especulación sobre si más abajo aún se repite el negro a modo de cebra o la teoría opuesta que sugiere que una vez rebasadas las gafas ya no se produce variación hasta los pies: “Lo que suceda en las partes pudendas del líder conservador excede de mis atribuciones como adivino”. Nos consta además que El Sibilo no es dado al cotilleo, a la prensa rosa o al morbo y por eso se ha mostrado categórico con los defensores de la tercera vía también llamada look panda. Así zanja El Sibilo el tema: “Los que van diciendo por ahí que se parece a un oso panda no son más que maledicentes. Y no creo necesario eso del careo en el Zoo de Madrid como piden las bases”.

¿Quién osa tamaña comparación? (Mariano Rajoy es el de la derecha)

El Sibilo también desea recalcar que esta profecía sigue siendo válida aún en el caso de que el PP no ganase las elecciones (como ya vaticinó en una predicción anterior) y que, por supuesto, la predicción se extenderá a lo largo de meses pero no de años. “Si llega al poder, saldrá de él más canoso de lo que entró. Eso seguro.” ironizó El Sibilo.

Fundamentación del vaticinio: A Rajoy no le gusta el bambú.

El Sibilo ha hablado.


El vicesecrtario de comunicación del PP ha dicho que, cuando gobiernen, crearán 3.5 millones de empleos porque es la “superespecialidad” de su partido. Para ello, afirma, es necesario crear 1 millón de empresas.

El Sibilo ha dicho que ese señor que no es adivino ni nada, se ha pasado cuatro pueblos y que eso le recuerda mucho a los 800.000 puestos de trabajo prometidos en su día por Felípe González. Pero como a Pons la cordura nunca le fastidia un titular, prefirió exagerar para hacerse notar.

¿Será el apellido González el que les conduce a estos anuncios-bomba?

Ya sabéis que al Sibilo le molesta bastante que un político haga pinitos como adivinador (lo pudimos comprobar con Elena Salgado). En esta ocasión sólo comentó: “Que lo pongan por escrito en el programa electoral si tienen cojones se atreven”.

El Sibilo, muy a su pesar, afirma rotundamente lo contrario: “El paro aumentará en 2012, gobierne quien gobierne“. “No se llegará al 30% que vaticina algún economista también metido en los fangosos terrenos de la adivinación, pero sí que aumentará”.

Fundamentación del vaticinio: Esa millonada es una burrada y este señor se equivoca muchas veces.

Aunque abatido por la tristeza del vaticinio, El Sibilo ha hablado.


El 10 de agosto, El Sibilo anunció: Madrid sufrirá temperaturas tórridas durante la visita del Papa en contra de lo que pedía Paco Clavel Rouco Varela. Pues bien, Benedicto XVI ha llegado y en Madrid hay 36º C según la web eltiempo.es

Calorísimo

En otras palabra, acierto pleno de El Sibilo que anotamos y añadimos a la categoría Profecías cumplidas.

La visita está siendo calentita no sólo por las temperaturas registradas sino por la polémica y los incidentes que se están produciendo.

Para hoy está convocada una "besada gay" en Chueca. Esta imagen se corresponde con la pasada visita a Barcelona.

Sin ir más lejos, en este mismo momento (18:50 del 18 de agosto) la web oficial de la visita papal sufre un ciber-ataque que impide acceder a su contenido. Se da cuenta de ello en el Diario El Mundo. Ayer se produjo además un encontronazo entre peregrinos y laicos que acabó a porrazos en la Puerta del Sol, etc.

Cuando El Sibilo dice tórrido hay que tomárselo en serio.

El Sibilo ha acertado.


El Sibilo lo tiene claro pero quiere que reflexionemos. Mariano Rajoy es un señor de cierta edad que tiene su cabellera (de las patillas para arriba) negra como el azabache y (de la línea de las gafas para abajo) una barba blanca o si quieres, gris muy clarito.

No es normal que media cara sea de un tono y la otra del opuesto

¿Y una cebra? ¿Es negra con rayas blancas o blanca con rayas negras? El Sibilo cree que así ya es suficiente como reflexión.

Mariano sin embargo, prefiere no pronunciarse.

El Sibilo dice que Rajoy es canoso todo él y se tiñe sólo la cabellera de las patillas para arriba. O sea que, si se dejase (si se abandonase) alcanzaría todo su cráneo un único tono gris perla. “Cuánto mejor sería” dijo El Sibilo sin pretender influir en sus decisiones. “Yo no me meto en política” insistió El Sibilo. “Preguntadme todo lo que queráis sobre tonos de grises y os responderé pero de política nanai“.

Cuando se le pidió opinión al respecto, Rajoy estaba desaparecido pero, en su lugar, encontramos una nota que decía “Juash juash juash. Ya veréish, ya”. Sin más explicaciones.

Fundamentación del varicinio: relajadamente lo vimos y relajadamente lo confesará.

Tan campante, El Sibilo ha hablado.


No es una broma aunque lo parezca. Cristóbal Montoro, el portavoz de economía del PP, le pidió a Zapatero que adelantase las elecciones todavía más. A poder ser para septiembre. Y no es que Montoro se haya entereado de que esta web tenga ahora una nueva sección denominada “Pide por esa boquita” en la que cualquiera puede hacerle consultas sobre el futuro a El Sibilo, no. Montoro pidió por su boquita un superadelanto pero directamente a Zapatero.

Si ya se ve que tiene cara de chinchar...

Pues El Sibilo ve nítidamente que Zapatero ni está por la labor (para eso no hay que ser adivino) ni lo estará (y esto ya no es capaz de asegurarlo cualquiera). Las elecciones no serán antes del 20 de noviembre.

Estos anuncios levantaron algunos rumores entre los que nos congregábamos frente a su gruta. Algunos rumores malintencionados fueron zanjados por El Sibilo en estos términos: “Oye, que no todo van a ser profecías espectaculares como quién gana las elecciones o lo del Papa. Los segundones también se cuelan a veces en los momentos de trance”. Y, para no concluir la reunión con mal sabor de boca, El Sibilo nos dio una receta para todos aquellos que quieran intentar un vaticinio en su casa. Os la reproducimos aquí:

Un golpe de tintorro, un generoso chorro de gaseosa. Rodajita de limón y, a sorbitos, vamos danzando alrededor de un florero mientras cantamos un karma repetitivo “Montorooooo, Montoooooro, Montooooooorooo….”. Después de unas cuantas vueltas (sin dejar de dar sorbitos), veréis cómo llegáis al trance.

Fundamentación del vaticinio: Cae de cajón.

Muy veraniego, El Sibilo ha hablado.


Desde su cueva, El Sibilo ha visto la verdad al mirar al trasluz la axila de un grillo: El Partido Popular ganará las elecciones que se celebrarán el 20 de noviembre en España. Por tanto, Mariano Rajoy será el presidente de España. Después de este repentino trance español, el Sibilo ha liberado al grillo que ahora ameniza con su gri-grí la morada del profético anacoreta. Hasta se suelta el grillo con algún pasodoble español.  Rajoy también ha dicho que ganará y, ante estas declaraciones, El Sibilo ha comentado: “Yo no me meteré en política, así que él que no se meta a profeta”. Para vislumbrar tal vaticinio, El Sibilo ha utilizado su ritual preferido: lamer unas cuantas ranas de las charcas cercanas a su cueva al compás de las maracas, elaboradas por el propio Sibilo (que es también un manitas).

Fundamentación del vaticinio: cuanto más avivaba el ritmo de las maracas, más subidón notaba en la rabadilla.

Con rotundidad y sin acritud, El Sibilo ha hablado.

Rajoy, de sport.

Rajoy, en el futuro celebrando su victoria electoral.

Relacionado con esto:  Zapatero anuncia elecciones generales para el 20 de noviembre