Posts etiquetados ‘percances’


No pudo ser. 600.000 formas consagradas esperaban para la comunión en la misa del Papa pero una fuerte tormenta acompañada de ventisca desbarató el tinglado y no fue posible repartirlas. El Sibilo lo había vaticinado (véase la profecía del 3 de agosto) y ha sucedido. Obsérvese además que en la foto que publicamos, el Papa se exhibía sin casquete y con la pelambrera al viento. El acierto de El Sibilo fue también gráfico. El Sibilo es un crack, vaya. La tormenta además, destrozó algunas capillas preparadas para el acontecimiento. Lo cierto es que la meteorología no acompañó durante la visita porque horas antes se registraron tórridas temperaturas que provocaron numerosos golpes de calor entre los peregrinos. Fueron atendidos más de 2.700 de ellos. Recordemos que El Sibilo también acertó en este particular.

Un Equipo de Protección Individual como el de la foto, además de no salir volando, hubiese protegido a Su Santidad de otros posibles percances. Seguridad y salud ante todo.

En este video se puede ver además cómo el solideo de Dios hecho hombre vuela por los aires, quedémonos sólo con el testimonio gráfico. Instantes después, el Papa no pudo continuar. El Sibilo vaticinó un percance. Pues ahí tenéis unos cuantos para elegir. ¡Oh incrédulos! ¡Atentos a las profecías de El Sibilo!

El Sibilo ha acertado otra vez.


Danzaba El Sibilo alrededor de un cirio mientras daba tragos a una botella de anisete cuando, a la decimosexta vuelta comenzó su trance. En él visualizó al Papa Benedicto XVI  sufriendo un percance durante la visita que realizará a Madrid entre los días 18 a 21 de este mes de agosto. El Sibilo no aclaró qué tipo de percance ni su gravedad. “El ritual está todavía en fase de pruebas. Es la primera vez que utilizo anisete” declaró el vidente. Tanto podría tratarse de un cómico tropezón como una lipotimia, pero también podría resultar simplemente la cagada de un ave sobre su blanca vestimenta (ya se sabe que ciertas aves son expertas en cagar blanco cuando el fondo es negro y negro cuando el fondo es blanco). No es descartable tampoco que fallezca en circunstancias espantosas. “Con el anisete nunca se sabe”. Lo que sí está claro es que algo chocante le sucederá y de ello se harán eco los medios.

Estamos expectantes ante el percance

Fundamentación del vaticinio: No fueron quince ni diecisiete las vueltas que El Sibilo completó en su danza hasta que le sobrevino el trance: fueron XVI vueltas exactas ¿qué otra cosa podría ser?

Algo mareado por las vueltas y el anisete, El Sibilo ha hablado.