Posts etiquetados ‘Marte’


El premio Nobel de economía Paul Krugman ha dicho que la economía de EEUU se arregla con una invasión alienígena y El Sibilo ha dicho “de eso nada”.

Esta vez El Sibilo ha sido tajante y escueto. No ha especificado la razón aunque a nosotros se nos plantean varias posibilidades: Que los alienígenas no existan y por tanto poco podrán resolver. Que los extraterrestres existan pero no quieran, no sepan o quieran y sepan pero les pille lejos o incluso que los extraterrestres estén entre nosotros y sean ellos los caunsantes de la crisis. Y hasta la posibilidad más rebuscada: que ni los extraterrestres de inteligencia superior sean capaces de resolverla.

Ni los marcianos ni los políticos, ni siquiera una combinación de ambos parecen capaces de resolver el fregado

El Sibilo simplemente ya dicho “de eso nada”. O sea que el vaticinio queda así: Los extraterrestres, por lo que sea, no resolverán la crisis. Ya sabéis que a El Sibilo le altera bastante que los economistas hagan vaticinios. Suponemos que si los pronósticos son de esta índole la parquedad del Sibilo sin duda se debe a su discreción. Prefiere no envenenarse y lo respetamos.

Fundamentación del vaticinio: he visto a un Premio Nobel decir gilipolleces.

El Sibilo ha hablado.

Anuncios

La NASA acaba de detectar agua salada en Marte. Pues El Sibilo ha detectado percebes como puños. Aunque para decepción de muchos, los percebes habitaron Marte cuando aquí no había nacido ni Sara Montiel. Es decir, El Sibilio en esta ocasión ha leído el pasado remoto. Sï, amigos. Nuestro clarividente personaje también es capaz de retrotraerse. Los percebes marcianos poblaron nuestro vecino planeta hace millones de años. El Sibilo ha declarado: “al ver la foto de la NASA, y gracias al Cazalla, donde ellos sólo ven restos de agua salada yo veo percebes así [enseñando el puño] como los de Corme”.

Los restos de agua salada en lo que, según El Sibilo, fue una rompiente batida, que es donde salen los percebes más gordos

Al ser preguntado sobre si también existieron percebeiros, El Sibilo respondió: “Vamos a llevarnos, bien. Vamos a llevarnos bien…”

Fundamentación del vaticinio: Durante el ritual, El Sibilo notó que el cazalla comenzaba a tomar un sabor salado para evolucionar hasta un regustillo a mar inconfundible.

Relamiéndose, El Sibilo ha hablado.