Posts etiquetados ‘juicios’


El dr. Hackenbush (en la foto) también acostumbraba a recetar píldoras gigantes a caballos pero no cobraba 150.000$ al mes como Murray (y además era veterinario)

Conrad Murray ha sido declarado culpable del homicidio involuntario de Michael Jackson [El País]. El Sibilo lo había vaticinado hace más de un mes. Por lo visto, quedó demostrado que cuando el Rey del Pop no conseguía dormir, el dr. Murray se olvidaba un poco del juramento hipocrático y optaba por la filosofía de “por mis cojones que te vas a dormir ya verás como con esta píldora de caballo te duermes. Vaya que si te duermes”. La última que le dio fue tan eficaz que ya no se despertó. El Sibilo simplemente manifestó tras conocer la noticia: “Lo mejor para el insomnio es evitar las preocupaciones y cenar frugalmete”. El Sibilo ha acertado 15 vaticinios y fallado 1 hasta la fecha.


El médico personal de Michael Jackson, Conrad Murray, se sienta en el banquillo estos días acusado de homicidio involuntario [ver La Vanguardia]. El fiscal defiende la teoría de que la muerte del cantante se produjo por una mala praxis médica. El Sibilo vaticina que el jurado declarará culpable a Conrad Murray en el caso de la muerte de Michael Jackson.

El Sibilo también ha querido anunciar que Michael Jackson no sigue vivo dentro del cuerpo de Chiquito de la Calzada como insinúan algunos en internet. Lo ha precisado con estos términos: “Lo de Chiquito y Michael [que se puede ver en el video] no es más que una coincidencia. De posesión, nada”. Recientemente habían aparecido videos en Youtube como el que incluimos que hablaban de posesiones al más puro estilo poltergeist en el que el Rey del Pop en su línea más Thriller estaba poseyendo el cuerpo del dicharachero humorista malagueño. Lo podremos comprobar en breve porque la Sexta pretende relanzar a la fama al chistoso personaje.

Lo cierto es que, cuantas más veces se pase el video, más dudas nos entran sobre la supuesta posesión thrilleresca.

Fundamentación del vaticinio: El Sibilo se atragantó con una pastilla Juanola y, durante la irrefrenable tos, pudo vislumbrar el futuro del médico.

El Sibilo ha sentenciado.