Posts etiquetados ‘brotes verdes’


Jean-Claude Trichet acaba de caer en la cuenta: la crisis que padecemos no es coyuntural, se trata de una crisis del sistema [ver El Mundo], algo que ya se decía hace 35 años en la película Network un mundo implacable (Sidney Lumet, 1976) donde también se llamaba a la movilización ciudadana con el reclamo: “Estoy más que harto y no quiero seguir soportándolo”

Vale. Muy bien ¿Y el vaticinio cuál es?
Tranquilos, que El Sibilo nunca defrauda: “El Euro se salvará pero por los pelos“.

No es la primera vez que se inyecta dinero público para rescatar a la banca privada [billón y medio en 2008] ni la segunda vez [125.000 millones de € en 2010] en EEUU [700.000 millones de € en 2008420.000 millones de € en 2010] y en Europa [264.000 millones de € estos días]. Pues, El Sibilo ha percibido buenas vibraciones en cuanto al futuro del Euro a pesar de que “Europa reacciona siempre mal y tarde”.

El Sibilo añadió: “No hace falta que busquéis esas pesetillas que no cambiásteis por euros en su momento. No levantéis los cojines del sofá. La razón es más bien inexplicable pero yo sólo os anuncio lo que pude sentir: que el euro no desaparecerá”.

Fundamentación del vaticinio: por los pelos nada más y gracias al sacrificio de los de siempre.

El Sibilo se ha mostrado optimista.


Se confirma que Elena Salgado, por mucha ministra que sea, no es profeta. Ya se había lucido con los brotes verdes y ahora esto.

El 22 de julio anunció  es esperable que los intereses de la deuda española vuelvan a niveles muy inferiores” [ver profecía de El Sibilo]. Hoy día 1, el diario Público (entre otros periódicos): La prima de riesgo roza su máximo histórico y el Ibex cae un 3,24%

El Sibilo no se alegró por su acierto. “Prefiero errar que ver a la economía española perder su verdor” comentó con cierta retranca. Por otra banda, la ministra prefirió no hacer declaraciones y se limitó a almorzar la ensalada de brotes que vemos en la foto.

Nótese que los brotes no son verdes.

Posdata: A día 2 de agosto y tras el cierre de la bolsa española, la noticia ya era:

La prima de riesgo española e italiana alcanzan máximos históricos (Público).
La prima de riesgo española modera su ascenso tras tocar los 400 puntos básicos (El País).
La prima de riesgo supera por primera vez los 400 puntos(El Mundo).
La prima de riesgo supera los 400 puntos por primera vez en su historia (La Razón).
Desplome de las bolsas en Italia y España (BBC News).
Pressure Builds on Italy and Spain Over Finances (The New York Times).
Spain, Italy Scramble to Combat Debt Woes (Wall Street Journal)


Una de las cosas que más enervan a El Sibilo es que un político ejerza de futurólogo. Y peor aún si se trata de un tema económico. Por eso, el trance le sobrevino ipso facto y sin necesidad de recurrir al Cazalla, en cuanto se enteró de que la Ministra de Economía Elena Salgado había dicho: ahora es esperable que los intereses de la deuda española vuelvan a niveles muy inferiores […] el acuerdo de ayer [después de la reunión con otros responsables de economía de la UE, del 22 de julio] supone un muro todavía mucho más grueso para el resto de países y frente a la opinión de las agencias de rating”.

El Sibilo dice: “Los intereses de la deuda Española NO volverán a niveles muy inferiores” y, con un par,  remata: “Y a las agencias de rating el acuerdo se la refanfinfla“. Tan ofendido estaba nuestro Sibilo que apostilló: “Y si no, ya veréis”, cosa que no es habitual en él.

La Ministra dice estas cosas, se queda tan pancha pero luego se tiene que hacer ensaladas de brotes verdes.

Al principio decíamos que a El Sibilo le molesta mucho el intrusismo profesional, en concreto políticos metidos a adivinadores pero todavía le enciende más que sea un tertuliano el que anuncie el futuro. Y lo peor de todo: ¡que un economista diga lo que va a pasar! ¡No, por Apolo! ¡Dejad que sea El Sibilo el que adivine el futuro!

Fundamentación del vaticinio: Es que fue escucharla y me subía por las paredes. Y es que el profeta es hipersensible a los intrusos. 

Cabreado, El Sibilo ha hablado.